¿Tu portátil va lento? Dale una nueva vida. Doblegamos la velocidad de tu equipo. Garantizado

Si eres de aquellas personas que no sabe por qué motivo tu equipo ha ido disminuyendo su velocidad y capacidad de responder con rapidez a lo largo de los años tenemos la solución que buscas.

Si eres de aquellas personas que no sabe por qué motivo tu equipo ha ido disminuyendo su velocidad y capacidad de responder con rapidez a lo largo de los años tenemos la solución que buscas.

La mayoría de los equipos vendidos entre 2006 y 2014 vienen con un disco duro mecánico de serie, este disco duro funciona muy bien con los sistemas operativos que estaban en funcionamiento entre 2006 y 2013. ¿Qué ha ocurrido? A partir de 2014 se han ido añadiendo una gran cantidad de actualizaciones y mejoras tanto en los sistemas operativos como en los programas que usas frecuentemente (navegadores, utilidades, programas de oficina, antivirus) que provocan una petición mayor de recursos y requieren una mayor velocidad en cuanto a la lectura y escritura de datos en el disco duro de tu ordenador.

discos-duros-hdd-ssd-4-638Pues tenemos una buena noticia para ti, no es que tu equipo se haya quedado anticuado o no disponga de la tecnología para responder ante las exigencias de estos nuevos programas y sus mejoras. Lo que ocurre es que tu disco duro mecánico no responde con la suficiente velocidad a todas esas peticiones. ¿Cuál es la solución a este problema que está matando en masa una gran cantidad de equipos portátiles que todavía podrían estar operativos? La solución es la instalación de un disco duro SSD.

¿Cómo puede solucionar el problema un disco duro SSD cuando también es un disco duro al igual que un disco duro HDD?

Muy sencillo, la tecnología SSD es hasta 3 veces superior a la tecnología utilizada para fabricar los discos duros HDD. Y te preguntarás: ¿por qué si existen estos discos duros desde hace más de 5 años no se integraron directamente en estos equipos o no fueron recomendados por los profesionales en el momento que compraste tu equipo? Lo que ocurrió es que estos discos duros eran mucho más caros y esto encarecía mucho el precio del equipo, pero hoy en día el precio de los discos duros SSD (discos duros sólidos) ha bajado muchísimo… su precio ahora es mucho más asequible.

Mucha gente recomienda actualizar o aumentar la RAM, pero esto solo mejorará la velocidad del equipo en un 10 ó 15%, sin embargo sustituyendo el disco duro HDD por un disco SSD (disco duro sólido) aumentarás la velocidad de tu equipo hasta en un 50% y no hará falta que sustituyas tu portátil por uno más reciente.

Te garantizamos aumentar la velocidad de tu equipo y si no lo conseguimos no pagarás ni un solo centavo por el trabajo realizado y te reembolsamos la totalidad del dinero.

Todo lo que necesitas saber sobre discos duros sólidos SSD

Los discos duros SSD están llamados a ser una pequeña gran revolución en el mundo del PC y Mac.

Aquí tienes una lista de diez curiosidades que seguramente no conozcas acerca de los discos duros SSD.

Los discos duros SSD están llamados a ser una pequeña gran revolución en el mundo del PC y Mac.

Aquí tienes una lista de diez curiosidades que seguramente no conozcas acerca de los discos duros SSD.

1. No tienen partes móviles.  Esta es quizás la más obvia. Dentro de un disco duro SSD te encuentras pequeñas memorias parecidas a las de los dispositivos de almacenamiento USB. Esto implica que son menos ruidosos, necesitaran menos energía y se desgastan menos que uno convencional.

2. Aunque se les denominé discos duro no tienen discos en su interior. Se les denomina discos por que realizan la misma tarea de un disco duro convencional pero en su interior sólo vas a encontrar circuitos electrónicos nada parecido a la tecnología anterior.

3. Su nombre significa dos cosas. SSD es el acrónimo de Solid State Drive pero puede también interpretarse como Solid State Disk. Es decir unidad o disco de estado sólido. Es más correcto llamarla unidad ya que como te he comentado anteriormente en su interior no encuentras nada parecido a un disco.

4. Reducen sus prestaciones con el tiempo. Los discos SSD utilizan un tipo de memoria denominada NAND para funcionar. Esta tiene entre sus propiedades la capacidad de almacenar la información aunque no estén conectadas a la corriente eléctrica lo cual es ideal para funcionar como dispositivo de almacenamiento. El problema es que cuando queremos escribir algo en esta memoria debemos antes resetear el bloque entero sobre el que vamos a realizar la operación

Dependiendo del tipo de NAND que usemos tendremos un número máximo de reseteos de este tipo que se podrán realizar antes de que el disco duro empiece a dar fallos. Esta es una de las razones por la que los discos SSD llevan en su interior mucha más memoria de la que ofrecen al usuario, para poder administrarla en caso de fallos.

5. No todos son iguales. Por simplificarlo podemos hacer dos tipos de clasificaciones. Atendiendo a su conexión al PC existen los PCIe SSD, que se conectan a la placa base, y los SATA que se conectan igual que los dispositivos anteriores, si miramos la tecnología de fabricación de la memoria de la que están compuestos tenemos SLC,  MLC y TLC.

6. Realmente tienes bloques de memorias formando un RAID.  En un sistema RAID se utilizan varios discos duros para almacenar la información. Si tenemos una configuración en RAID 5 usando tres discos con bloques de dos megas y queremos grabar un archivo de cuatro megas en el primero escribiremos dos, en el segundo otros dos y en el tercero información que nos permite recuperar la información si dejad de funcionar uno de los discos.

Si realizamos una escritura en este sistema podremos escribir en varios discos al mismo tiempo, lo mismo ocurre con las lecturas. De esta forma podemos multiplicar la velocidad del disco y además ganamos en tolerancia a fallos.

Dentro de un SSD te encuentras varios bloques NAND que estarán conectados formando un RAID. Así conseguimos mayor velocidad y mayor resistencia  a fallos.

7. La memoria RAM es mucho más rápida. Aunque existan SSD que pueden llegar al máximo de un SATA III es decir a los 600 MB/s. Las memorias RAM DDR3 más lentas son más de 10 veces más rápidas que un SSD SATA pudiendo llegar hasta 30 veces o incluso más.

8. Lo importante no es su velocidad sino los IOPS. Sólo es tres o cuatro veces más rápido en velocidad de transferencia que un disco duro convencional pero sobre veinte veces más en IOPS. Esto es fantástico para cierto tipo de datos ya que la información es muy raro que este dispuesta de manera continúa.

IOPS es una medida de la cantidad de operaciones por segundo que es capaz de realizar el dispositivo. En un disco duro convencional esta muy limitado debido a que al tener discos que rotan existen un tiempo, que se denomina latencia, muy grande que tiene que pasar cada vez que queremos leer o escribir los datos. Nada de esto ocurre en un disco duro SSD normal.

9. Su mejor uso es servir para el sistema operativo y las aplicaciones. Si como es normal no tienes suficiente dinero para comprar uno en el que te quepa toda tu información no lo dudes e instala solo el sistema  operativo y las aplicaciones.

No tiene mucho sentido usar un disco de este tipo para almacenar por ejemplo películas en las que se lee toda la información de manera secuencial ya que no llegaremos a apreciar su velocidad.

10. No tardan lo mismo en leer que en escribir.  Son mucho más lentas al escribir ya que tienen que hacer un reseteo de la memoria como te comente anteriormente. De todas maneras algo parecido pasa con casi todos los dispositivos de almacenamiento.

Este tiempo se puede disparar debido a que el reseteo hay que hacerlo a nivel de bloque y no de bytes así que tienes que volver a reescribir incluso información que no has borrado.

Puedes encontrar más información de como funcionan los discos duros SSD en el enlace.

Autor:

Angel Luis Sanchez Iglesias