Cómo aislar problemas en Mac OS X

Si sigues la rutina que te proporcionamos aquí, aprenderás a aislar un problema y averiguar su causa o, como mínimo, podrás determinar qué secuencia de eventos conduce a que se produzca el error. Esta rutina puede ayudarte a resolver el problema, a localizar otros artículos de soporte, a escribir mejores entradas en los debates de Apple o a comunicarte con los servicios de soporte técnico AppleCare.

Empieza haciéndote preguntas básicas acerca del problema que puedan ayudarte a describirlo:

¿Cuál es el problema?

Cuando respondas a esta pregunta, asegúrate de apuntar cualquier aviso o mensaje de “error” que aparezca. Asegúrate también de describir cualquier comportamiento extraño, tanto de hardware como de software, y cualquier otro detalle que parezca relevante.

Los usuarios acostumbrados a leer registros deberían revisarlos en el Perfil de sistema de Apple para obtener información relevante. Si no tienes experiencia en la lectura de registros, lo mejor es ignorarlos a menos que se te pida que busques un mensaje específico.

¿Cuándo se produce?

  • Si eres capaz de identificar una secuencia de eventos que acaba desencadenando el problema, asegúrate de documentarla.
  • Si el problema parece producirse cada cierto tiempo, apunta los momentos en los que sucede. ¿Ocurre solo a ciertas horas (por ejemplo, todos los días a las 9 de la mañana) o de forma periódica (por ejemplo, cada 47 minutos)?
  • Si el problema se produce con una frecuencia tan irregular que no eres capaz de describirla, las siguientes sugerencias te ayudarán a solucionar el problema con el tiempo, realizando ciertos cambios y comprobando si el problema desaparece.
  • Si el problema tiene lugar al arrancar justo después de instalar software de terceros, consulta qué opciones tienes.
  • También puedes solucionar otros problemas que se produzcan durante el arranque.

Si estas sugerencias no resuelven tu problema, ponte en contacto con AppleCare o solicita asistencia en el Proveedor de servicios autorizado Apple más cercano.

¿Cuándo comenzó el problema?

Fíjate en cualquier cambio reciente que hayas realizado en el ordenador o en el software, ya que podrían influir en tu problema. ¿Se ha instalado nuevo hardware o software?

Comprueba la documentación

Cuando ya seas capaz de describir el problema, accede a las fuentes de documentación conocidas y busca en ellas palabras clave que hayas identificado.

Si la incidencia tiene que ver con una aplicación, comprueba cualquier archivo “Léame” (“Readme”) que pudiera venir con ella. Estos archivos pueden describir problemas conocidos.

Si el problema lo provoca una aplicación de terceros, visita el sitio web del fabricante o del distribuidor para obtener más información.

¿Están el firmware y software actualizados?

Como regla general, asegúrate de utilizar siempre las versiones más recientes del software, tanto de Apple como de otras compañías, para disponer de una mejor compatibilidad. Comprueba también que el firmware de tu ordenador está actualizado.

¿Se trata de un problema de software o de hardware?

Presta atención a indicios clave.

  • Si el problema parece centrarse en una aplicación o característica concreta de Mac OS X, trata de solucionar el problema de software antes de examinar el hardware.
  • Si el problema se produce al iniciar el ordenador (a menos que el ordenador ni siquiera arranque), trata de solucionar el problema de software antes de examinar el hardware.
  • Para otros problemas, o si la resolución de problemas de software no soluciona nada, utiliza el resto del documento.

Usa la Utilidad de discos para buscar problemas relacionados con el disco o con permisos.

Estas incidencias pueden contribuir a otros síntomas, pero suelen ser fáciles de resolver.

¿Puedes determinar si el problema lo provoca un dispositivo de hardware determinado?

En ocasiones, un problema con un dispositivo de hardware puede parecer un problema de software, pero las técnicas de resolución de problemas de software no lo eliminan. Descarta el hardware como causa (o identifica el problema como de software):

  1. Desconecta los dispositivos externos. Si el ordenador es un iBook o un PowerBook, desconecta todos los dispositivos externos. Si se trata de un iMac, desconecta todos los dispositivos salvo el teclado y el ratón de Apple. En el caso de los Power Mac, desconecta todos los dispositivos externos salvo un monitor (que debe estar conectado a uno de los puertos originales integrados en el ordenador) y el teclado y el ratón de Apple originales. Si esto resuelve el problema, vuelve a conectar los dispositivos uno a uno (apaga el ordenador primero, si el dispositivo lo requiere) para aislar más el problema.
  2. Inserta el CD del Apple Hardware Test que venía con tu ordenador (si incluía uno). Utiliza la prueba ampliada. Si se encuentra algún problema, dirígete al paso 3, o bien ponte en contacto con AppleCare o con el Proveedor de servicios autorizado Apple más cercano para solicitar un diagnóstico y una reparación, si fuera necesario.
  3. Apaga el ordenador y extrae cualquier actualización de memoria, disco duro adicional y actualización interna de hardware de otro tipo de otros fabricantes. Si no te sientes cómodo haciéndolo, en un Proveedor de servicios autorizado Apple te podrán ayudar. Es posible que se te cobre una tarifa de reparación si el problema no está relacionado con el hardware de Apple. Otra opción sería saltarte este paso e ir directamente a “Volver a instalar Mac OS X”, más abajo.
    • Si el problema está resuelto, vuelve a añadir los dispositivos uno a uno. Cuando vuelva a producirse el problema, extrae el último dispositivo que hayas añadido. Si el problema vuelve a desaparecer, has identificado su causa. Si el dispositivo venía con algún software, prueba a borrarlo e instalarlo de nuevo. También podrías ponerte en contacto con el vendedor o con el fabricante del dispositivo para obtener consejos más específicos sobre la resolución de problemas.
    • Puedes probar a ver si los dispositivos funcionan en todos los puertos disponibles a los que puedan conectarse. Si un dispositivo USB funciona en el puerto USB 1 pero no en el puerto USB 2, prueba a conectar otros dispositivos al puerto 2. Es posible que los puertos de tu ordenador no funcionen correctamente.

Volver a instalar Mac OS X

Si el problema persiste, volver a instalar Mac OS X debería solucionarlo.

  • En Mac OS X v10.6, simplemente reinstala Mac OS X v10.6 desde el disco de instalación.
  • En Mac OS X v10.2, 10.3, 10.4 o 10.5, realiza una instalación mediante Archivar e instalar.Consejo: No podrás acceder a tu antiguo sistema tras una instalación con Archivar e instalar, pero puedes seleccionar la opción “Conservar los ajustes de usuarios y de la red” para almacenar tus aplicaciones y ajustes originales, junto con los documentos y cuentas de usuarios.
  • En Mac OS X v10.1.5 o anteriores, es necesario borrar el volumen de Mac OS X para volver a instalarlo. Esto se describe en el siguiente párrafo.

Si el problema persiste, haz una copia de seguridad de los datos necesarios, arranca el ordenador desde un CD de instalación o restauración de Mac OS X, borra el volumen Mac OS X, vuelve a instalar Mac OS X y restaura cualquier software de Apple adicional.

Vuelve a instalar el software adicional, un programa cada vez, y reinicia el ordenador después de cada instalación. Para conseguir los mejores resultados, utiliza el ordenador durante varias horas tras cada instalación para averiguar si un programa en concreto contribuía al problema. Si lo instalas todo de nuevo a la vez sin fijarte en cuándo vuelve a producirse el problema, puede que tengas que repetir todo este proceso.

Advertencia: Si eliges borrar e instalar, se eliminará completamente el contenido del volumen seleccionado antes de instalar Mac OS X. Asegúrate de realizar una copia de seguridad de tus archivos antes de continuar.

¿Tu portátil va lento? Dale una nueva vida. Doblegamos la velocidad de tu equipo. Garantizado

Si eres de aquellas personas que no sabe por qué motivo tu equipo ha ido disminuyendo su velocidad y capacidad de responder con rapidez a lo largo de los años tenemos la solución que buscas.

Si eres de aquellas personas que no sabe por qué motivo tu equipo ha ido disminuyendo su velocidad y capacidad de responder con rapidez a lo largo de los años tenemos la solución que buscas.

La mayoría de los equipos vendidos entre 2006 y 2014 vienen con un disco duro mecánico de serie, este disco duro funciona muy bien con los sistemas operativos que estaban en funcionamiento entre 2006 y 2013. ¿Qué ha ocurrido? A partir de 2014 se han ido añadiendo una gran cantidad de actualizaciones y mejoras tanto en los sistemas operativos como en los programas que usas frecuentemente (navegadores, utilidades, programas de oficina, antivirus) que provocan una petición mayor de recursos y requieren una mayor velocidad en cuanto a la lectura y escritura de datos en el disco duro de tu ordenador.

discos-duros-hdd-ssd-4-638Pues tenemos una buena noticia para ti, no es que tu equipo se haya quedado anticuado o no disponga de la tecnología para responder ante las exigencias de estos nuevos programas y sus mejoras. Lo que ocurre es que tu disco duro mecánico no responde con la suficiente velocidad a todas esas peticiones. ¿Cuál es la solución a este problema que está matando en masa una gran cantidad de equipos portátiles que todavía podrían estar operativos? La solución es la instalación de un disco duro SSD.

¿Cómo puede solucionar el problema un disco duro SSD cuando también es un disco duro al igual que un disco duro HDD?

Muy sencillo, la tecnología SSD es hasta 3 veces superior a la tecnología utilizada para fabricar los discos duros HDD. Y te preguntarás: ¿por qué si existen estos discos duros desde hace más de 5 años no se integraron directamente en estos equipos o no fueron recomendados por los profesionales en el momento que compraste tu equipo? Lo que ocurrió es que estos discos duros eran mucho más caros y esto encarecía mucho el precio del equipo, pero hoy en día el precio de los discos duros SSD (discos duros sólidos) ha bajado muchísimo… su precio ahora es mucho más asequible.

Mucha gente recomienda actualizar o aumentar la RAM, pero esto solo mejorará la velocidad del equipo en un 10 ó 15%, sin embargo sustituyendo el disco duro HDD por un disco SSD (disco duro sólido) aumentarás la velocidad de tu equipo hasta en un 50% y no hará falta que sustituyas tu portátil por uno más reciente.

Te garantizamos aumentar la velocidad de tu equipo y si no lo conseguimos no pagarás ni un solo centavo por el trabajo realizado y te reembolsamos la totalidad del dinero.

Pantalla táctil: convierte la pantalla de tu portátil en tácitl en segundos – AIRBAR

Vivimos tan pegados a nuestros smatphones y tabletas que, cuando usamos nuestros portátiles, muchos echamos de menos el poder usar la pantalla táctil en lugar de usar ratones. Por suerte, ha llegado AirBar, que convierte en táctil la pantalla de tu portátil. Te contamos qué es y cómo funciona.

Vivimos tan pegados a nuestros smatphones y tabletas que, cuando usamos nuestros portátiles, muchos echamos de menos el poder usar la pantalla táctil en lugar de usar ratones. Por suerte, ha llegado AirBar, que convierte en táctil la pantalla de tu portátil. Te contamos qué es y cómo funciona.

Airbar convertir pantalla táctil

¿Cuántas veces te has puesto a usar tu ordenador portátil en la cama, en un sofá o en cualquier otro tipo de superficie donde el uso del ratón para desplazarte por tu sistema operativo o trabajar con ciertas herramientas es bastante complicado? Vale, siempre nos queda el pad, pero muchas veces este elemento no es suficientemente preciso o no nos manejamos bien con él, por lo que preferiríamos poder utilizar nuestra pantalla como si la táctil de un Smartphone o una tableta se tratase.

Airbar 5 pantalla táctil

El interés por las pantallas táctiles para portátiles no es algo nuevo, de hecho, varios modelos ya vienen ofreciendo esta posibilidad de un tiempo a esta parte. Además, cada vez más marcas apuestan por los convertibles, un híbrido que aúna las ventajas de una tableta con las de un ordenador portátil. Se trata de dispositivos potentes con un formato tipo tableta, a los que se les puede acoplar un teclado para que el formato sea similar al de un portátil convencional. Un ejemplo de estos dispositivos a caballo entre ambos dispositivos es el MateBook de Huawei, del que ya te hablamos en otra ocasión.

Sin embargo, con la llegada de AirBar, ya no haría falta cambiar nuestro dispositivo por uno de estos convertibles porque gracias a este gadget, nos permite “convertir” en táctil la pantalla de nuestro ordenador portátil pero, ¿cómo funciona? Se trata de una barra que se coloca en el marco inferior de la pantalla y que proyecta un campo de luz invisible que permite al usuario utilizar su pantalla como si fuera táctil, reconociendo los gestos para hacer scroll, ampliar imágenes, pasar páginas, o dibujar trazos con un programa de edición por ejemplo. Además, este periférico no requiere instalación, simplemente tienes que conectarlo cuando quieras usarlo y volverlo a desconectar cuando quieras usar tu PC en modo normal. AirBar nos permite interactuar con nuestro ordenador mediante los dedos, pinceles, lápices ópticos o demás elementos, lo que lo hace muy versátil, más incluso que muchas pantallas táctiles reales.

Pero, ¿es compatible con todo tipo de portátil? Aquí es donde viene la pega, ya que tan solo funciona con aquellos que tengan instalado Windows 8, 10 o para ChromeBook. Aunque no hay un modelo especial para portátiles de Apple, es posible que funcionen, pero no están preparados para estos dispositivos por lo que en la página no te aseguran que funcione, aunque te animan a probarlo. Además, los tamaños de las barras están preparados únicamente para pantallas de 11´6”, 13´3”, 14” y 15´6”. Esto es una limitación que puede afectar a aquellos que tengáis pantallas de mayor tamaño o portátiles algo antiguos, por lo demás, el dispositivo funciona perfectamente siempre se coloque correctamente, algo que es sencillo gracias a su banda magnética que lo agarra a la pantalla con facilidad y sin peligro.

air bar medidas pantalla táctil

¿Y el precio? Por el momento AirBar está disponible en preventa, es decir, que no lo recibiríamos inmediatamente, pero los cuatro tamaños disponibles tendrían en mismo precio, 69 dólares, es decir, poco más de 60 euros. Una ganga si tenemos en cuenta los precios de los escasos convertibles que existen actualmente en el mercado tecnológico. Así que ya sabes, si quieres ser uno de los primeros en convertir tu portátil en un ordenador con pantalla táctil, ya estás tardando en hacer tu reserva de AirBar.

Beneficios de actualizar a SSD – ¿Por qué actualizar a SSD?

La mejoría se consigue principalmente en tres factores:

Tiempo de arranque y apagado
Tiempo de carga de programas y juegos
Copia de archivos e instalación de software

A día de hoy estamos cansados de ver cómo tenemos obsolescencia programada en multitud de segmentos y los equipos portátiles son un claro ejemplo de ello. Seguro que muchos tenéis un portátil con más de 2-3 años en casa y debido a su funcionamiento actual pensáis en adquirir uno nuevo.

Queremos mostraros cuál es la inversión a la hora de actualizar un portátil que más se nota en el día a día. Muchos pensarán en la memoria RAM otros incluso hablarán del procesador, pero queremos mostraros cómo con tan sólo cambiar el HD por un SSD se consigue una gran soltura en el sistema así como también se acortan los tiempos de carga de cualquier aplicación, tiempo de arranque y apagado del equipo e incluso una mejor autonomía según el uso que se dé al equipo.

SSD

Portátiles, evolución hardware y del medio de almacenamiento

Cuando hablamos de portátiles estamos pensando en ese equipo que tiene ya dos años o más y que desde su adquisición ya hemos visto la llegada de ultrabooks, y equipos portátiles con procesadores de nuevas generaciones que prometen más potencia y menor consumo integrando la GPU.

En este tiempo hemos visto como las unidades ópticas, léase grabadora de DVD / Blu-ray, se han vuelto menos comunes tanto en su uso como en su integración en nuevos equipos y también nos estamos haciendo a la idea del uso de Windows 8 y su interfaz Modern UI con toda la nueva generación de ordenadores portátiles con pantalla táctil.

Portatiles

En estos años se ha pasado de tener 2 GB de RAM como “estándar” a montar 4 GB e incluso más en ordenadores portátiles de gama de entrada, pero hay algo que no ha cambiado en la gama baja o media de portátiles y que mejora, sin duda alguna, el rendimiento. Las compañías montan actualmente discos duros, prometiendo gran espacio de almacenamiento, que es una mejora, pero no el único punto para decantarnos por uno u otro equipo.

La bajada de precio de los SSDs sumado a la mejoría notable en rendimiento hará que muchos equipos que parezcan “inusables” a día de hoy y que parecen necesitar una renovación, sean capaces de alargar unos años más su vida.

Hace unos años era bastante más elevado en comparación con lo que son a día de hoy. A día de hoy podemos conseguir SSDs de 256 GB al precio que por entonces se conseguía un SSD de 64 GB y, además, la tecnología SSD ha avanzado mucho desde entonces.

Discos duros vs SSDs

Vamos a realizar una breve descripción de cada tipo de medio de almacenamiento y luego compararemos en una tabla los pros y los contras de cada tecnología.

Disco duro

Empezamos con los discos duros, que son el medio tradicional de almacenamiento en ordenadores personales y equipos portátiles. Es un pequeño dispositivo que llega en dos formatos, 3,5 pulgadas, 2,5 pulgadas (tamaño de portátil) y 1,8 pulgadas y está disponible en principalmente dos tecnologías según la conectividad a la placa base: Parallel-ATA (conexión IDE) o Serial-ATA.

Últimamente el primer tipo está en desuso debido, entre otro, a las mejoras de ancho de banda que aporta el bus Serial ATA frente a IDE. Los discos duros tienen en su interior unos platos que giran a una velocidad determinada y sobre los cuales unas pequeñas agujas escriben (magnéticamente) los datos.

Disco duro sin la tapa superior

El tamaño de almacenamiento básico de los discos duros de portátil a día de hoy es de 500 GB, pero hay modelos de 750 GB, 1TB e incluso se ha llegado hasta los 2 TB y 3 TB y es sólo cuestión de tiempo que lleguemos a 4 y 5 TB.

Las unidades SSD no tienen partes móviles y podríamos denominarlos como la digitalización de los discos duros tradicionales.

SSD

Los SSDs son más jóvenes y prometen un gran rendimiento frente a los discos duros tradicionales. Estas unidades están disponibles en numerosos formatos que van desde tarjetas miniPCIe, PCIe y m-SATA hasta formatos más tradicionales como 2,5 pulgadas y 3,5 pulgadas. Sin embargo destacamos que el formato de 2,5 pulgadas es actualmente el más popular.

Estas unidades no tienen piezas móviles, sino que en su interior nos encontramos con chips de memoria NAND, que mantienen los datos una vez grabados, y una controladora que se encarga de repartir los datos en cada chip de memoria. Hay dos tipos de chips, MLC y SLC, cada uno con sus ventajas e inconvenientes así como también distintos tipos de controladora, pero quedan fuera del foco de este artículo.

Ventaja de los SSDs ante los discos duros es la posibilidad de trabajar en entornos con hasta cierta magnitud de vibraciones sin problemas debido a la ausencia de partes mecánicas.

Ejemplo de placa SSD SATA en formato 2,5 pulgadasEjemplo de placa SSD SATA en formato 2,5 pulgadas

Las capacidades de este tipo de unidades parte, a día de hoy de 64 GB, y se puede llegar hasta 1 TB aunque, eso sí, a un precio mucho más elevado que lo que nos costaría la capacidad equivalente en un HD.

Proceso de actualización, idea general

En este punto queremos dar un punto de vista genérico ya que cada portátil y cada fabricante tiene la unidad de disco duro instalada en un sitio distinto. Por ello no podemos pretender ser una guía universal pero sí dejar entrever el camino de lo que queremos hacer.

Como idea general, vamos a hacer una inversión de 50 – 100 euros y conseguiremos un portátil que se mostrará más rápido de cara al usuario y aprovecharemos el disco duro interno en una caja externa que podremos conectar al mismo por USB.

Hay otras opciones como es aprovechar adaptadores para la bahía de la unidad óptica y que sea ahí donde instalemos el SSD y hacer externa la grabadora de DVD, pero ya dependemos de que exista ese adaptador para la marca y modelo del portátil, recomendamos visitar ebay y Amazon para buscarlo, en caso de que queramos esa solución. Nosotros optamos por sustituir el disco duro por un SSD, clonando previamente su contenido, y después utilizar el disco duro como una unidad externa.

Actualiza tu portátil con un SSD

Lo primero es, por tanto, adquirir una unidad SSD y un caja SATA – USB de tamaño 2,5 pulgadas. En nuestro caso hemos optado por una unidad Transcend SSD630 de 64 GB que ronda los 50 euros,. Ya depende del uso que vaya a dar cada uno al equipo y del presupuesto que se tenga para elegir una unidad de mayor capacidad. No deberemos fijarnos en exceso en el rendimiento de las unidades, puesto que probablemente el cuello de botella lo ponga nuestro portátil y su controladora SATA. En la mayoría de casos de portátiles de dos años o más, nos situamos en cotroladoras SATA II (3Gbps) que implica transferencias máximas de alrededor de 300 MB/s.

Para hacernos una idea, podemos conseguir SSDs de 120 GB por algo más de 70 euros y dar el salto a los 240 GB si nos acercamos a los 125 – 135 euros. Esta capacidad será la que tenga nuestro equipo de manera interna y, como hemos dicho antes, aprovecharemos la capacidad del disco duro que teníamos como extra, vía USB.

Resultado de pruebas, gran mejoría de rendimiento

Aquí hay que hacer un inciso explicando qué queremos decir con rendimiento ya que puede llevar a equívoco. El portátil NO conseguirá más FPS en juegos, ni será capaz de renderizar más rápido así como tampoco conseguirá más puntos en 3DMark. La mejoría se consigue principalmente en tres factores:

  • Tiempo de arranque y apagado
  • Tiempo de carga de programas y juegos
  • Copia de archivos e instalación de software

Puede parecer poco, pero os aseguramos que una vez pruebas un SSD el paso atrás hacia un HD cuesta bastante trabajo y puede llegar a desquiciar.

Hemos hecho unas pruebas antes y después del cambio y los reflejamos en una tabla para que os hagáis una idea de la mejoría, hemos hecho una media de entre varias mediciones redondeando y tras la tabla tenéis las capturas reales.

Explicamos rápidamente los conceptos de las pruebas realizadas y os mostramos los datos:

  • Lectura / escritura secuencial: esta prueba tiene en cuenta el mejor caso posible a la hora de escribir datos, es decir, que haya un bloque de espacio suficientemente grande como para grabar todo el archivo que quieras grabar, o bien que el archivo que quieras leer esté completo de manera contigua y no en distintos lugares del disco / chips de memoria. Aquí se consigue la velocidad máxima teórica de las unidades de almacenamiento.
  • Lectura / escritura aleatoria ***K. Este caso representa un comportamiento más real, donde los datos se leen y escriben en distintos bloques y posiciones de memoria. El número que acompaña a la K es el tamaño de los archivos en KBytes. Cuanto más pequeños son los archivos más sufren las unidades a la hora de leer y escribir. Si añadimos QD32, hablamos de una cola de 32 peticiones de archivos de 4 KB a la vez.
  • Tiempo de acceso: es el tiempo medio que tarda la unidad entre que se realiza la petición de un archivo hasta que se encuentra en la unidad. Los SSDs son muchísimo más rápidos que los discos duros tradicionales. Cuanto más bajo sea este tiempo, mejor.
PRUEBAS SINTÉTICAS HD HITACHI 160 GB SSD TRANSCEND 630
Lectura secuencial 44 MB/s 240 MB/s
Escritura secuencial 42 MB/s 78 MB/s
Lectura aleatoria 512K 23 MB/s 203MB/s
Escritura aleatoria 512K 19 MB/s 66 MB/s
Lectura aleatoria 4K 0,4 MB/s 14 MB/s
Escritura aleatoria 4K 0,7 MB/s 10 MB/s
Lectura 4K QD32 0,7 MB/s 55 MB/s
Escritura 4K QD32 0,7 MB/s 14 MB/s
Tiempo de acceso
lectura/escritura
16,2 ms / 5ms 0,2 ms / 0,2 ms
PRUEBAS REALES
Tiempo de arranque 62 segundos 19 segundos
Tiempo de apagado 10 segundos 2 segundos
Apertura Microsoft Word 11 segundos 2 segundos
Apertura Photoshop 35 segundos 6 segundos

Las mejoras en rendimiento se notan desde el primer arranque y te sorprenderás de ver cómo tu equipo puede funcionar tan suelto con sólo haber cambiado el disco duro y haberte gastado menos de 100 euros (SSD de 128 GB + caja USB-SATA de 2,5 pulgadas).

Obviamente todos sabemos que una instalación limpia, desde cero, hace que nuestro sistema vaya más fino, pero os aseguramos que la diferencia en cuanto a experiencia de uso es abismal.

LA DIFERENCIA QUE PERCIBE EL USUARIO ENTRE EL ANTES Y DESPUÉS ES “COMO SI FUESE OTRO ORDENADOR” MUCHO MÁS NUEVO

Aquí hay un punto que no hemos querido tocar en detalle pero sí mencionamos, la mejora o no enconsumo energético, lo que implicaría, por ende, una mayor o menor autonomía tras el cambio. Esto depende exclusivamente del uso que hagas del equipo ya que el disco duro tiene un consumo en reposo ligeramente más reducido y en funcionamiento se mueve en un rango ligeramente más bajo que un SSD (aunque este dato depende según modelos).

Sin embargo hay que tener en cuenta que un SSD termina antes las operaciones al ser más rápido y vuelve a un estado de reposo. Por norma general el impacto en consumo no es muy notable, y en la mayoría de casos, será a la baja, es decir tendremos un poco más de autonomía.

SSD, cuando lo pruebas no vuelves a un HD

Esta actualización es una de las más económicas que podemos hacer a un equipo y sin duda alguna es de las que mayor impacto tienen en la experiencia de usuario. El aumento de RAM puede notarse si el equipo está muy justo (1-2GB) pero el cambio a un SSD se nota desde el minuto uno y de manera mucho más destacada.

No sólo notarás que el ordenador arranca antes sino que las actualizaciones, la instalación de programas, la copia de archivos, el tiempo de carga de juegos y programas pesados, entre otras muchas tareas mejoran tardando mucho menos que con el disco duro tradicional.

CAMBIANDO EL HD POR EL SSD LE DAS UNA NUEVA VIDA A TU VIEJO PORTÁTIL

Personalmente llevo lidiando bastantes años conSSDs, desde mi primer netbook, y allí ya aprecié las bondades de esta nueva tecnología. Tanto es así que no he vuelto a configurar ningún ordenador en casa con un disco duro como soporte donde reside el sistema operativo.

Obviamente la relación capacidad-precio de los HDs es imbatible, pero la diferencia de rendimiento es tan notable que es completamente recomendable apostar por un SSD para, como mínimo, instalar el sistema operativo y los programas / juegos que más utilizarás, complementando con un HD como sistema de almacenaje de tu música, vídeos y/o fotos.

¿Y vosotros? ¿cuál ha sido vuestra experiencia actualizando equipos a SSD o utilizando desde cero estos dispositivos?.