¿Por qué instalar un disco SSD en mi Macbook Pro o iMac es la mejor opción?

Quizás has escuchado hablar o leído sobre los discos SSD, todo parecen ventajas, y te estés preguntando qué son y si merece la pena adquirir uno de ellos para tu Macbook, Macbook Pro, iMac, Mac Mini o iMac. Sigue leyendo y encontraras respuestas a qué son esta clase de dispositivos y por qué deberías de ir corriendo a comprar uno.

Quizás has escuchado hablar o leído sobre los discos SSD, todo parecen ventajas, y te estés preguntando qué son y si merece la pena adquirir uno de ellos para tu Macbook, Macbook Pro, iMac, Mac Mini o iMac. Sigue leyendo y encontraras respuestas a qué son esta clase de dispositivos y por qué deberías de ir corriendo a comprar uno.

Una unidad SSD es la evolución de las memorias flash que nos encontramos tanto en pendrive como en tarjetas de memoria de las cámaras de fotos. Estamos hablando por tanto de una memoria que no pierde información aunque no esté alimentada y por tanto viene a cubrir la misma funcionalidad que ya hacían los discos duros rígidos o convencionales.

Pero los discos duros convencionales tienen problemas. Estos tienen varios discos en su interior, de ahí su nombre, donde la información era almacenada usando campos magnéticos. Son girados a gran velocidad y varias cabezas lectoras y escritoras se encargan de actualizar los datos. Debido a su modo de funcionamiento nos encontramos con:

Son ruidosos. Cada vez que se lee o se escribe se hace necesario que los discos den vueltas y estos emiten ruido. Con los años han mejorado pero es algo inherente a esta tecnología.

Hay que buscar la información y por lo tanto lentos. Si la cabeza no está donde queremos leer tenemos que esperar a que el disco de una vuelta hasta ofrecernos esa información. Como comprenderás esto enlentece mucho su funcionamiento.

Hay que tener cuidado con los golpes. Otro inconveniente derivado de tener partes móviles, aunque los discos duros rígidos con los años se han vuelto más resistente a todo tipo de golpes y vibraciones la realidad es que si mueves un equipo con un disco duro dentro con la suficiente fuerza puedes provocar.

Tiene problemas con las lecturas no contiguas. Como ya te he comentado debido a su funcionamiento, los discos están continuamente girando y las cabezas solo pueden acceder a los datos que están sobre ellas, la velocidad sufre. Pero este problema es peor de lo que te imaginas, si en algo se caracterizan los equipos actuales con sistemas operativos pensados para sacar el jugo de procesadores que pueden trabajar con varias aplicaciones al mismo tiempo es que las lecturas son ante todo aleatorias, es decir no contiguas y en este caso la velocidad disminuye muchísimo.

¿Por qué deberías de comprar un disco SSD?

Si en vez de ahora mismo estuviéramos hablando de este tema hace cinco o seis años, no habría discusión, sencillamente los discos SSD eran demasiado caros y los discos duros demasiado baratos para que ni siquiera te pudieras plantearte reemplazarlos.

Pero la situación ha cambiado, ahora ya puedes adquirir un disco, quizás algo más pequeño que el disco duro rígido correspondiente pero que te puede servir para almacenar tu sistema operativo.

Además la información es muy fácil de pasar. Existen varias aplicaciones para Mac que te ofrecen los propios fabricantes de los discos SSD con la que puedes pasar toda la información sin problemas. Estoy hablando de volver a usar tu información, sin tener que volver a instalar las aplicaciones.

Te quitas algunos de los tedios de usar un Macbook, Macbook Pro, iMac, Mac Mini o iMac, como es que el equipo se quede a veces que no puede con su alma. Arranque más rápido, las aplicaciones y todo el sistema se mueve de manera más ágil. Se nota sobre todo en equipos antiguos.

¿No tienen ningún inconveniente comprar un disco SSD?

Al ser tan caros puede ser que acabes comprando uno de menor capacidad que el que tienes y que no te quepan los datos. Lo que se hace en estos casos es tener un disco SSD para el sistema operativo y las aplicaciones y un disco duro convencional para los datos. No es una mala opción si quieres obtener la velocidad que estos son capaz de dar.

Por último indicar que aunque haya escrito anteriormente que es sencillo pasar la información siempre es deseable una instalación limpia para que todo funcione de manera correcta.

Autor:

Angel Luis Sanchez Iglesias

¿Qué significa IOPS en un disco duro HDD o SSD?

Qué son los IOPs y qué es lo que lo hace tan importante a la hora de elegir un disco duro para tu ordenador o portátil

Saber que disco duro es mejor y que influencia va a tener en tu sistema es complicado. Hace unos años los fabricantes solo nos informaban de la máxima velocidad de transferencia teórica que como te puedes imaginar nunca se alcanzaba y por lo tanto no nos podíamos hacer una idea ni de que estábamos adquiriendo ni que teníamos entre manos.

Un disco duro lento puede hacer que tu equipo tarde mucho en arrancar y que las aplicaciones no se abran como deberían. Así que tener una medida de lo rápido que es un disco siempre viene bien.

¿Qué es IOPS?

Literalmente IOPS significa, número de operaciones de entrada y salida por segundo. Nos da por tanto una idea de las prestaciones que tiene la unidad de cuantas operaciones será capaz de satisfacer en un determinado tiempo. Cuanto mayor sea este número mayor capacidad tendrá el disco de poder satisfacer las necesidades de tu PC.

Por desgracia para liar algo más la cosa te pueden dar diferentes versiones del mismo número:

Total IOPS. Se toma una conjunción de escrituras y lecturas. Esto es debido a que las unidades suelen tener más problemas escribiendo que leyendo y si te dan sólo la de lectura no te puedes hacer una idea de cómo se comportara al escribir.

IOPS de lectura. Sólo se tienen en cuenta operaciones de lectura.

IOPS de escritura. Igual que el anterior pero sólo de escritura.

¿Complicado?, pues espera a saber que estos datos te los pueden dar en dos versiones totalmente distintas, si se hacen sobre operaciones secuenciales o aleatorias.

Normalmente los IOPS que te darán serán en operaciones aleatorias que es menor que cuando se trabaja con datos secuenciales. La diferente velocidad en un trabajo aleatorio frente a otro secuencial lo puedes ver de manera muy sencilla. Copia una película con 4GB de tamaño y mide el tiempo que tardas. Ahora copia ese mismo tamaño pero de archivos sueltos y verás que diferencias de tiempo. El segundo trabajo tarda más porque las lecturas que no se hacen de modo continuo son más lentas.

Para conocer el rendimiento en operaciones secuenciales lo que se da es la velocidad de lectura o escritura, que no es más que el número de operaciones por el tamaño del bloque que se transfiere. Esto vendrá en MB por segundo.

Por último ten en cuenta que los fabricantes suelen ofrecerte aquel en que ellos queden en mejor lugar.

¿Cuándo debe de importarme los IOPS?

En caso de compra un SSD es importante que lo mires ya que vas a hacer una inversión grande. La velocidad de lectura/escritura secuencial será importante si vas a trabajar con películas y de manera general las IOPS serán más importante en cualquiera de las otras situaciones.

Un disco que pueda realizar un mayor número de operaciones por segundo tendrá menos problemas a la hora de trabajar con aplicaciones que trabajan con varios núcleos y sistemas operativos modernos.

Además nunca olvides que puede haber otro tipo de dispositivos que limiten tus prestaciones como el chipset, la placa base o el procesador.

Autor:

Angel Luis Sanchez Iglesias

Comparación de la velocidad del disco duro y la memoria RAM

La memoria RAM y el disco duro se utilizan para almacenar información pero su función dentro de un PC es muy diferente. En pocas palabras, la memoria RAM es una memoria de trabajo y el disco duro es una memoria de almacenamiento.

La memoria RAM y el disco duro se utilizan para almacenar información pero su función dentro de un PC es muy diferente. En pocas palabras, la memoria RAM es una memoria de trabajo y el disco duro es una memoria de almacenamiento.

Esto es debido a que la RAM aún siendo mucho más rápida que el disco duro es incapaz de almacenar datos si no está recibiendo corriente eléctrica.

Pero pasemos a hablar de velocidad. Las diferencias entre ambas no se pueden ver con un solo número que nos indique el ancho de banda máximo. Esto es debido a que las lecturas y escrituras suelen tener diferentes patrones dependiendo de lo que estés haciendo y los dispositivos sean RAM o discos duros se adaptan mejor a unos u otros.

Por ejemplo, cuando se inicia el sistema la lectura de datos sigue un patrón aleatorio, es decir, no se leen bloques contiguos y cuando se trabaja por ejemplo con videos tenemos lo que se denomina un patrón secuencial ya que estamos leyendo datos colocados uno detrás de otros.

Velocidad de la Memoria RAM vs disco duro en lecturas secuenciales

Cuando hablamos de velocidad de la memoria RAM debemos de tener en cuenta que, dependiendo de la placa base y el procesador serán capaces de leer de varias de ellas a la vez es lo que se conoce como canales.

Disco duro 5400 rpm. Existen modelos que llegan a unos máximos de 115 MB/s tanto lectura como en escritura.

Disco duro SSD SATA III. La interfaz SATA III tiene un máximo de 600 MB/S. Existen muchos SSD que rozan ese límite. En este caso tienes 480 a 550 MB en lectura y 200 a 500 MB/S en escritura.

Como puedes ver el disco duro SSD es entre dos y cuatro veces más rápido con un disco duro normal en lectura secuencial.

Disco duro SSD PCI Express. Los discos duros SSD con Pci Express son más rápidos en concreto tienes modelos que se mueven sobre los 3 GB/s.

DDR3 1600. Tiene un máximo teórico de 12,8 GB/. La realidad, en un dual channel puedes obtener unos 18 GB/s.

Velocidad de la Memoria RAM vs disco duro en lecturas aleatorias

Los archivos pueden no estar situados de manera continua y aunque lo estén la realidad es que cualquier sistema moderno necesita leer muchos archivos distintos al mismo tiempo. Es mucho más importante que la velocidad secuencial a la hora de comparar dispositivos.

Si comparamos accesos, tenemos que la latencia, es decir el tiempo que esperamos a recibir el primer dato desde una memoria. El disco duro, este tiempo, es de milisegundos y en las memorias de nanosegundos. En este caso hay diferencias de 100.000 veces.

Para comparar accesos aleatorios se usan los IOPS que no son más que el número de operaciones de entrada y salida por segundo que es capaz de hacer el disco duro o este caso la memoria.

Disco duro 5400 rpm. Entre 50-80 IOPS.

Disco duro SSD SATA III. Puedes encontrarlas entre 10.000 y 80.000. Dependiendo de la lectura o escritura. Como ves es aquí donde se nota la diferencia entre un SSD y un disco duro normal.

Disco duro SSD PCI Express. Hasta 250.000 IOPS. El problema de este tipo de discos es que por ahora no hay muchas unidades y son muy caros.

DDR3 1600. Se estima que un disco montado en este tipo de memoria puede darte unas 500.000 IOPS.

Autor:

Angel Luis Sanchez Iglesias

Guía para instalar o actualizar a disco duro sólido SSD en tu Macbook Pro

Con está guía podrás instalar o actualizar a disco duro sólido SSD en tu portátil Macbook Pro

Paso 1 – Tapa inferior

Quitar los siguientes diez tornillos

Paso-1 quitar los tornillos de la tapa inferior del Macbook Pro 2012

Paso 2 – Retirar tapa inferior

Use sus dedos para extraer la tapa inferior del cuerpo de la MacBook cerca de la entrada a la ventilación.
Retire la tapa inferior.

Paso 2 Use sus dedos para extraer la caja inferior del cuerpo de la MacBook cerca de la ventilación. Retire la caja inferior.

Paso 3 – Retirar conexión de la batería

Utilice el borde de un spudger de levantar el conector de la batería hacia arriba desde la base correspondiente en la placa lógica.
Es útil para hacer palanca hacia arriba en ambos lados del conector a hacia fuera de su zócalo. Tenga cuidado con las esquinas de los conectores, que se pueden romper fácilmente.

Paso 3 - desconectar el cable de la batería de tu Macbook Pro Unibody 2012

Paso 4 –  Apartar conector de la batería

Doblar el cable de la batería un poco lejos de su zócalo en la placa lógica para que no se conecte accidentalmente mientras trabaja.

Paso 4 Doblar el cable de la batería un poco lejos de su zócalo en la placa lógica para que no se conecte accidentalmente mientras trabaja.

Paso 5 –  Lector DVD

Utilice el extremo plano de un spudger para levantar el Wifi / Bluetooth cable plano conector hacia arriba del zócalo en la placa lógica.

Paso 5 quitar wifi Utilice el extremo plano de un spudger para levantar el aeropuerto / Bluetooth cable plano conector hacia arriba de su zócalo en la placa lógica.

Paso 6 – Conectores – conector cámara

Tire con cuidado del cable de la cámara de su zócalo en la placa lógica.
Aunque no se recomienda por el personal de AleluÁ, algunos usuarios optan por omitir este paso por completo.
Tire del cable paralelo a la cara de la placa lógica. Tirando de ella hacia arriba puede dañar la placa base o el propio cable.

Paso 6 conector cámara Tire con cuidado del cable de la cámara de su zócalo en la placa lógica. Aunque no se recomienda por el personal de iFixit, algunos usuarios optan por omitir este paso por completo. Para obtener más información sobre esto, ver los comentarios de las secuencias. Tire del cable paralelo a la cara de la placa lógica. Tirando de ella hacia arriba puede dañar la placa base o el propio cable.

Paso 7 –

Mover con cuidado el cable de cinta Airport / Bluetooth de la manera como se pela el cable de la cámara fuera del adhesivo lo fija en el subwoofer y el soporte de AirPort / Bluetooth.
De la ruta del cable de la cámara de debajo del dedo de retención moldeado en el soporte de AirPort / Bluetooth.

Paso 7 cable camara mover con cuidado el cable de cinta aeropuerto / Bluetooth de la manera como se pela el cable de la cámara fuera del adhesivo lo fija en el subwoofer y el soporte de AirPort / Bluetooth. De la ruta del cable de la cámara de debajo del dedo de retención moldeado en el soporte de AirPort / Bluetooth.

 

Paso 8

Use la punta de un spudger para levantar el conector de antena más cercana a la placa base por encima de su zócalo de la tarjeta AirPort / Bluetooth.
De la ruta del cable de la antena de debajo del dedo moldeado en el soporte de AirPort / Bluetooth.

Paso 8 Use la punta de un spudger para levantar el conector de antena más cercana a la placa base por encima de su zócalo de la tarjeta AirPort / Bluetooth. De la ruta del cable de la antena de debajo del dedo moldeado en el soporte de AirPort / Bluetooth.

 

Paso 9

Retire los cinco tornillos siguientes

Paso 9 retirar tornillos Macbook pro

Paso 10

Tire del conjunto del Airport / Bluetooth y el subwoofer al alza cerca del centro del lado de la unidad óptica hasta que se desactive el uno al otro.
Mover el conjunto Airport / Bluetooth y el altavoz de graves de distancia desde la parte superior de la unidad óptica.

Paso 10 Tire del conjunto del Airport / Bluetooth y el subwoofer al alza cerca del centro del lado de la unidad óptica hasta que se desactive el uno al otro. Mover el conjunto Airport / Bluetooth y el altavoz de graves de distancia desde la parte superior de la unidad óptica.

Paso 11

Tire el cable del altavoz / subwoofer derecho de debajo del dedo de retención cerca del lado de la unidad óptica.
Tire del cable / subwoofer altavoz derecho hacia arriba para desconectarlo de la placa lógica.

Paso 11 Tire el cable del altavoz / subwoofer derecho de debajo del dedo de retención cerca del lado de la unidad óptica. Tire del cable / subwoofer altavoz derecho hacia arriba para desconectarlo de la placa lógica.

Paso 12

Utilice el extremo plano de un spudger para extraer la unidad de disco del cable conector hacia arriba de su zócalo en la placa lógica.
Doblar el cable del disco duro fuera de la unidad óptica.

Paso 12 Utilice el extremo plano de un spudger para extraer la unidad de disco del cable conector hacia arriba de su zócalo en la placa lógica. Doblar el cable del disco duro fuera de la unidad óptica.

Paso 13

Utilice el extremo plano de un spudger para extraer la unidad óptica conector hacia arriba de su zócalo en la placa lógica.

Paso 13 Utilice el extremo plano de un spudger para extraer la unidad óptica conector hacia arriba de su zócalo en la placa lógica.

Paso 14

Retire los tres tornillos Phillips 2,7 mm que fijan la unidad óptica a la caja superior.

Paso 14 Retire los tres tornillos Phillips 2,7 mm que fijan la unidad óptica a la caja superior.

Paso 15

Tire de la unidad óptica hacia arriba desde su borde más cercano a la pantalla y sacarlo de la caja superior.

Paso 15 Tire de la unidad óptica hacia arriba desde su borde más cercano a la pantalla y sacarlo de la caja superior.

Paso 16

Tire del cable de la unidad óptica de distancia de la unidad óptica.
Asegúrese de tirar del conector, no el cable.
Retire los dos negros Phillips # 0 tornillos que fijan el soporte de montaje de metal pequeña. Transferir este soporte a la nueva unidad óptica o la caja de disco duro.

Paso 16 Tire del cable de la unidad óptica de distancia de la unidad óptica. Asegúrese de tirar del conector, no el cable. Retire los dos negros Phillips # 0 tornillos que fijan el soporte de montaje de metal pequeña. Transferir este soporte a la nueva unidad óptica o la caja de disco duro.

 

Paso 17

Asegúrese de que los conectores de la unidad de disco duro están hacia abajo antes de colocarlo en el recinto.
Con cuidado, coloque el disco duro en la ranura del disco duro recinto.
Mientras sujeta firmemente la caja en su lugar con una mano, utilice la otra mano para presionar el disco duro en los conectores del recinto.

Paso 17 Asegúrese de que los conectores de la unidad de disco duro están hacia abajo antes de colocarlo en el recinto. Con cuidado, coloque el disco duro en la ranura del disco duro recinto. Mientras sujeta firmemente la caja en su lugar con una mano, utilice la otra mano para presionar el disco duro en los conectores del recinto.

Beneficios de actualizar a SSD – ¿Por qué actualizar a SSD?

La mejoría se consigue principalmente en tres factores:

Tiempo de arranque y apagado
Tiempo de carga de programas y juegos
Copia de archivos e instalación de software

A día de hoy estamos cansados de ver cómo tenemos obsolescencia programada en multitud de segmentos y los equipos portátiles son un claro ejemplo de ello. Seguro que muchos tenéis un portátil con más de 2-3 años en casa y debido a su funcionamiento actual pensáis en adquirir uno nuevo.

Queremos mostraros cuál es la inversión a la hora de actualizar un portátil que más se nota en el día a día. Muchos pensarán en la memoria RAM otros incluso hablarán del procesador, pero queremos mostraros cómo con tan sólo cambiar el HD por un SSD se consigue una gran soltura en el sistema así como también se acortan los tiempos de carga de cualquier aplicación, tiempo de arranque y apagado del equipo e incluso una mejor autonomía según el uso que se dé al equipo.

SSD

Portátiles, evolución hardware y del medio de almacenamiento

Cuando hablamos de portátiles estamos pensando en ese equipo que tiene ya dos años o más y que desde su adquisición ya hemos visto la llegada de ultrabooks, y equipos portátiles con procesadores de nuevas generaciones que prometen más potencia y menor consumo integrando la GPU.

En este tiempo hemos visto como las unidades ópticas, léase grabadora de DVD / Blu-ray, se han vuelto menos comunes tanto en su uso como en su integración en nuevos equipos y también nos estamos haciendo a la idea del uso de Windows 8 y su interfaz Modern UI con toda la nueva generación de ordenadores portátiles con pantalla táctil.

Portatiles

En estos años se ha pasado de tener 2 GB de RAM como “estándar” a montar 4 GB e incluso más en ordenadores portátiles de gama de entrada, pero hay algo que no ha cambiado en la gama baja o media de portátiles y que mejora, sin duda alguna, el rendimiento. Las compañías montan actualmente discos duros, prometiendo gran espacio de almacenamiento, que es una mejora, pero no el único punto para decantarnos por uno u otro equipo.

La bajada de precio de los SSDs sumado a la mejoría notable en rendimiento hará que muchos equipos que parezcan “inusables” a día de hoy y que parecen necesitar una renovación, sean capaces de alargar unos años más su vida.

Hace unos años era bastante más elevado en comparación con lo que son a día de hoy. A día de hoy podemos conseguir SSDs de 256 GB al precio que por entonces se conseguía un SSD de 64 GB y, además, la tecnología SSD ha avanzado mucho desde entonces.

Discos duros vs SSDs

Vamos a realizar una breve descripción de cada tipo de medio de almacenamiento y luego compararemos en una tabla los pros y los contras de cada tecnología.

Disco duro

Empezamos con los discos duros, que son el medio tradicional de almacenamiento en ordenadores personales y equipos portátiles. Es un pequeño dispositivo que llega en dos formatos, 3,5 pulgadas, 2,5 pulgadas (tamaño de portátil) y 1,8 pulgadas y está disponible en principalmente dos tecnologías según la conectividad a la placa base: Parallel-ATA (conexión IDE) o Serial-ATA.

Últimamente el primer tipo está en desuso debido, entre otro, a las mejoras de ancho de banda que aporta el bus Serial ATA frente a IDE. Los discos duros tienen en su interior unos platos que giran a una velocidad determinada y sobre los cuales unas pequeñas agujas escriben (magnéticamente) los datos.

Disco duro sin la tapa superior

El tamaño de almacenamiento básico de los discos duros de portátil a día de hoy es de 500 GB, pero hay modelos de 750 GB, 1TB e incluso se ha llegado hasta los 2 TB y 3 TB y es sólo cuestión de tiempo que lleguemos a 4 y 5 TB.

Las unidades SSD no tienen partes móviles y podríamos denominarlos como la digitalización de los discos duros tradicionales.

SSD

Los SSDs son más jóvenes y prometen un gran rendimiento frente a los discos duros tradicionales. Estas unidades están disponibles en numerosos formatos que van desde tarjetas miniPCIe, PCIe y m-SATA hasta formatos más tradicionales como 2,5 pulgadas y 3,5 pulgadas. Sin embargo destacamos que el formato de 2,5 pulgadas es actualmente el más popular.

Estas unidades no tienen piezas móviles, sino que en su interior nos encontramos con chips de memoria NAND, que mantienen los datos una vez grabados, y una controladora que se encarga de repartir los datos en cada chip de memoria. Hay dos tipos de chips, MLC y SLC, cada uno con sus ventajas e inconvenientes así como también distintos tipos de controladora, pero quedan fuera del foco de este artículo.

Ventaja de los SSDs ante los discos duros es la posibilidad de trabajar en entornos con hasta cierta magnitud de vibraciones sin problemas debido a la ausencia de partes mecánicas.

Ejemplo de placa SSD SATA en formato 2,5 pulgadasEjemplo de placa SSD SATA en formato 2,5 pulgadas

Las capacidades de este tipo de unidades parte, a día de hoy de 64 GB, y se puede llegar hasta 1 TB aunque, eso sí, a un precio mucho más elevado que lo que nos costaría la capacidad equivalente en un HD.

Proceso de actualización, idea general

En este punto queremos dar un punto de vista genérico ya que cada portátil y cada fabricante tiene la unidad de disco duro instalada en un sitio distinto. Por ello no podemos pretender ser una guía universal pero sí dejar entrever el camino de lo que queremos hacer.

Como idea general, vamos a hacer una inversión de 50 – 100 euros y conseguiremos un portátil que se mostrará más rápido de cara al usuario y aprovecharemos el disco duro interno en una caja externa que podremos conectar al mismo por USB.

Hay otras opciones como es aprovechar adaptadores para la bahía de la unidad óptica y que sea ahí donde instalemos el SSD y hacer externa la grabadora de DVD, pero ya dependemos de que exista ese adaptador para la marca y modelo del portátil, recomendamos visitar ebay y Amazon para buscarlo, en caso de que queramos esa solución. Nosotros optamos por sustituir el disco duro por un SSD, clonando previamente su contenido, y después utilizar el disco duro como una unidad externa.

Actualiza tu portátil con un SSD

Lo primero es, por tanto, adquirir una unidad SSD y un caja SATA – USB de tamaño 2,5 pulgadas. En nuestro caso hemos optado por una unidad Transcend SSD630 de 64 GB que ronda los 50 euros,. Ya depende del uso que vaya a dar cada uno al equipo y del presupuesto que se tenga para elegir una unidad de mayor capacidad. No deberemos fijarnos en exceso en el rendimiento de las unidades, puesto que probablemente el cuello de botella lo ponga nuestro portátil y su controladora SATA. En la mayoría de casos de portátiles de dos años o más, nos situamos en cotroladoras SATA II (3Gbps) que implica transferencias máximas de alrededor de 300 MB/s.

Para hacernos una idea, podemos conseguir SSDs de 120 GB por algo más de 70 euros y dar el salto a los 240 GB si nos acercamos a los 125 – 135 euros. Esta capacidad será la que tenga nuestro equipo de manera interna y, como hemos dicho antes, aprovecharemos la capacidad del disco duro que teníamos como extra, vía USB.

Resultado de pruebas, gran mejoría de rendimiento

Aquí hay que hacer un inciso explicando qué queremos decir con rendimiento ya que puede llevar a equívoco. El portátil NO conseguirá más FPS en juegos, ni será capaz de renderizar más rápido así como tampoco conseguirá más puntos en 3DMark. La mejoría se consigue principalmente en tres factores:

  • Tiempo de arranque y apagado
  • Tiempo de carga de programas y juegos
  • Copia de archivos e instalación de software

Puede parecer poco, pero os aseguramos que una vez pruebas un SSD el paso atrás hacia un HD cuesta bastante trabajo y puede llegar a desquiciar.

Hemos hecho unas pruebas antes y después del cambio y los reflejamos en una tabla para que os hagáis una idea de la mejoría, hemos hecho una media de entre varias mediciones redondeando y tras la tabla tenéis las capturas reales.

Explicamos rápidamente los conceptos de las pruebas realizadas y os mostramos los datos:

  • Lectura / escritura secuencial: esta prueba tiene en cuenta el mejor caso posible a la hora de escribir datos, es decir, que haya un bloque de espacio suficientemente grande como para grabar todo el archivo que quieras grabar, o bien que el archivo que quieras leer esté completo de manera contigua y no en distintos lugares del disco / chips de memoria. Aquí se consigue la velocidad máxima teórica de las unidades de almacenamiento.
  • Lectura / escritura aleatoria ***K. Este caso representa un comportamiento más real, donde los datos se leen y escriben en distintos bloques y posiciones de memoria. El número que acompaña a la K es el tamaño de los archivos en KBytes. Cuanto más pequeños son los archivos más sufren las unidades a la hora de leer y escribir. Si añadimos QD32, hablamos de una cola de 32 peticiones de archivos de 4 KB a la vez.
  • Tiempo de acceso: es el tiempo medio que tarda la unidad entre que se realiza la petición de un archivo hasta que se encuentra en la unidad. Los SSDs son muchísimo más rápidos que los discos duros tradicionales. Cuanto más bajo sea este tiempo, mejor.
PRUEBAS SINTÉTICAS HD HITACHI 160 GB SSD TRANSCEND 630
Lectura secuencial 44 MB/s 240 MB/s
Escritura secuencial 42 MB/s 78 MB/s
Lectura aleatoria 512K 23 MB/s 203MB/s
Escritura aleatoria 512K 19 MB/s 66 MB/s
Lectura aleatoria 4K 0,4 MB/s 14 MB/s
Escritura aleatoria 4K 0,7 MB/s 10 MB/s
Lectura 4K QD32 0,7 MB/s 55 MB/s
Escritura 4K QD32 0,7 MB/s 14 MB/s
Tiempo de acceso
lectura/escritura
16,2 ms / 5ms 0,2 ms / 0,2 ms
PRUEBAS REALES
Tiempo de arranque 62 segundos 19 segundos
Tiempo de apagado 10 segundos 2 segundos
Apertura Microsoft Word 11 segundos 2 segundos
Apertura Photoshop 35 segundos 6 segundos

Las mejoras en rendimiento se notan desde el primer arranque y te sorprenderás de ver cómo tu equipo puede funcionar tan suelto con sólo haber cambiado el disco duro y haberte gastado menos de 100 euros (SSD de 128 GB + caja USB-SATA de 2,5 pulgadas).

Obviamente todos sabemos que una instalación limpia, desde cero, hace que nuestro sistema vaya más fino, pero os aseguramos que la diferencia en cuanto a experiencia de uso es abismal.

LA DIFERENCIA QUE PERCIBE EL USUARIO ENTRE EL ANTES Y DESPUÉS ES “COMO SI FUESE OTRO ORDENADOR” MUCHO MÁS NUEVO

Aquí hay un punto que no hemos querido tocar en detalle pero sí mencionamos, la mejora o no enconsumo energético, lo que implicaría, por ende, una mayor o menor autonomía tras el cambio. Esto depende exclusivamente del uso que hagas del equipo ya que el disco duro tiene un consumo en reposo ligeramente más reducido y en funcionamiento se mueve en un rango ligeramente más bajo que un SSD (aunque este dato depende según modelos).

Sin embargo hay que tener en cuenta que un SSD termina antes las operaciones al ser más rápido y vuelve a un estado de reposo. Por norma general el impacto en consumo no es muy notable, y en la mayoría de casos, será a la baja, es decir tendremos un poco más de autonomía.

SSD, cuando lo pruebas no vuelves a un HD

Esta actualización es una de las más económicas que podemos hacer a un equipo y sin duda alguna es de las que mayor impacto tienen en la experiencia de usuario. El aumento de RAM puede notarse si el equipo está muy justo (1-2GB) pero el cambio a un SSD se nota desde el minuto uno y de manera mucho más destacada.

No sólo notarás que el ordenador arranca antes sino que las actualizaciones, la instalación de programas, la copia de archivos, el tiempo de carga de juegos y programas pesados, entre otras muchas tareas mejoran tardando mucho menos que con el disco duro tradicional.

CAMBIANDO EL HD POR EL SSD LE DAS UNA NUEVA VIDA A TU VIEJO PORTÁTIL

Personalmente llevo lidiando bastantes años conSSDs, desde mi primer netbook, y allí ya aprecié las bondades de esta nueva tecnología. Tanto es así que no he vuelto a configurar ningún ordenador en casa con un disco duro como soporte donde reside el sistema operativo.

Obviamente la relación capacidad-precio de los HDs es imbatible, pero la diferencia de rendimiento es tan notable que es completamente recomendable apostar por un SSD para, como mínimo, instalar el sistema operativo y los programas / juegos que más utilizarás, complementando con un HD como sistema de almacenaje de tu música, vídeos y/o fotos.

¿Y vosotros? ¿cuál ha sido vuestra experiencia actualizando equipos a SSD o utilizando desde cero estos dispositivos?.