¿Por qué instalar un disco SSD en mi Macbook Pro o iMac es la mejor opción?

Quizás has escuchado hablar o leído sobre los discos SSD, todo parecen ventajas, y te estés preguntando qué son y si merece la pena adquirir uno de ellos para tu Macbook, Macbook Pro, iMac, Mac Mini o iMac. Sigue leyendo y encontraras respuestas a qué son esta clase de dispositivos y por qué deberías de ir corriendo a comprar uno.

Quizás has escuchado hablar o leído sobre los discos SSD, todo parecen ventajas, y te estés preguntando qué son y si merece la pena adquirir uno de ellos para tu Macbook, Macbook Pro, iMac, Mac Mini o iMac. Sigue leyendo y encontraras respuestas a qué son esta clase de dispositivos y por qué deberías de ir corriendo a comprar uno.

Una unidad SSD es la evolución de las memorias flash que nos encontramos tanto en pendrive como en tarjetas de memoria de las cámaras de fotos. Estamos hablando por tanto de una memoria que no pierde información aunque no esté alimentada y por tanto viene a cubrir la misma funcionalidad que ya hacían los discos duros rígidos o convencionales.

Pero los discos duros convencionales tienen problemas. Estos tienen varios discos en su interior, de ahí su nombre, donde la información era almacenada usando campos magnéticos. Son girados a gran velocidad y varias cabezas lectoras y escritoras se encargan de actualizar los datos. Debido a su modo de funcionamiento nos encontramos con:

Son ruidosos. Cada vez que se lee o se escribe se hace necesario que los discos den vueltas y estos emiten ruido. Con los años han mejorado pero es algo inherente a esta tecnología.

Hay que buscar la información y por lo tanto lentos. Si la cabeza no está donde queremos leer tenemos que esperar a que el disco de una vuelta hasta ofrecernos esa información. Como comprenderás esto enlentece mucho su funcionamiento.

Hay que tener cuidado con los golpes. Otro inconveniente derivado de tener partes móviles, aunque los discos duros rígidos con los años se han vuelto más resistente a todo tipo de golpes y vibraciones la realidad es que si mueves un equipo con un disco duro dentro con la suficiente fuerza puedes provocar.

Tiene problemas con las lecturas no contiguas. Como ya te he comentado debido a su funcionamiento, los discos están continuamente girando y las cabezas solo pueden acceder a los datos que están sobre ellas, la velocidad sufre. Pero este problema es peor de lo que te imaginas, si en algo se caracterizan los equipos actuales con sistemas operativos pensados para sacar el jugo de procesadores que pueden trabajar con varias aplicaciones al mismo tiempo es que las lecturas son ante todo aleatorias, es decir no contiguas y en este caso la velocidad disminuye muchísimo.

¿Por qué deberías de comprar un disco SSD?

Si en vez de ahora mismo estuviéramos hablando de este tema hace cinco o seis años, no habría discusión, sencillamente los discos SSD eran demasiado caros y los discos duros demasiado baratos para que ni siquiera te pudieras plantearte reemplazarlos.

Pero la situación ha cambiado, ahora ya puedes adquirir un disco, quizás algo más pequeño que el disco duro rígido correspondiente pero que te puede servir para almacenar tu sistema operativo.

Además la información es muy fácil de pasar. Existen varias aplicaciones para Mac que te ofrecen los propios fabricantes de los discos SSD con la que puedes pasar toda la información sin problemas. Estoy hablando de volver a usar tu información, sin tener que volver a instalar las aplicaciones.

Te quitas algunos de los tedios de usar un Macbook, Macbook Pro, iMac, Mac Mini o iMac, como es que el equipo se quede a veces que no puede con su alma. Arranque más rápido, las aplicaciones y todo el sistema se mueve de manera más ágil. Se nota sobre todo en equipos antiguos.

¿No tienen ningún inconveniente comprar un disco SSD?

Al ser tan caros puede ser que acabes comprando uno de menor capacidad que el que tienes y que no te quepan los datos. Lo que se hace en estos casos es tener un disco SSD para el sistema operativo y las aplicaciones y un disco duro convencional para los datos. No es una mala opción si quieres obtener la velocidad que estos son capaz de dar.

Por último indicar que aunque haya escrito anteriormente que es sencillo pasar la información siempre es deseable una instalación limpia para que todo funcione de manera correcta.

Autor:

Angel Luis Sanchez Iglesias

Comparación entre un disco SSD serial ATA y un PCIe

Qué diferencias hay entre un disco duro sólido SSD y un disco PCIe

El mundo de los discos duros está evolucionando debido a la aparición de los discos SSD que vienen a sustituir a aquellos antiguos dispositivos, los discos duros rígidos que utilizaban partes mecánicas para funcionar.

Gracias a ellos conseguimos más rápidez, menos consumo, menos ruidos, mayor resistencia a los golpes. Aunque quizás la característica más impresionante es su capacidad de acelerar los accesos aleatorios de lectura y escritura. Esto les permite realizar la carga del sistema y de las aplicaciones en mucho menos tiempo que sus hermanos mayores. En resumen, consiguen que un equipo que va a saltos tenga un funcionamiento fluido.

Puedes leer más sobre la importancia de las operaciones de lectura y escritura en el articulo IOPS.

Como no podía ser de otra forma no todos los discos duros SSD son iguales ya que estamos ante una tecnología con mucho recorrido y muy adaptable. Si solo miramos las conexiones que tienen con la placa base tenemos dos tipos de modelos que sobresalen sobre el resto, los SATA y los PCIe.

¿Qué es un disco duro SSD SATA?

Lo normal es que cuando aparecen nuevos dispositivos estos se tengan que adaptar a los conectores existentes. Esto ha ocurrido siempre y no iban a ser los discos SSD una excepción.

SATA es una especificación ligada a los PCs desde hace mucho tiempo. Vino a sustituir a IDE. Sus conectores están sobre la placa base de cualquier PC.

Existen tres versiones de este estándar y la última y más rápida funciona a 600 MB/s, se denomina SATA III.

El problema surge porque muy rápidamente los discos duros SSD son capaces de llegar a velocidades muy cercanas a los 600 MB/s saturando así esa conexión.

¿Qué es un disco duro PCIe SSD?

Siempre ha existido la opción de crear un estándar SATA IV y doblar la velocidad pero muchos fabricantes vieron la posibilidad de usar una conexión existente ya en los PCs. Estamos hablando de los discos duros PCIe SSD que utilizan el conector de PCI Express como otros dispositivos entre ellos las tarjetas graficas.

Aquí las velocidades que se pueden conseguir en teoría son altísimas. No todos los conectores PCI Express son iguales en cuanto a velocidad, esta depende de la versión y del número de líneas que implementen. En teoría podríamos llegar a 16 GB/s o casi 27 veces más rápido que un SATA III.

Además, junto a esta tecnología se prepara una renovación del protocolo de comunicaciones que se usa para comunicarse con estos dispositivos. Como no podía ser de otra manera este estaba optimizado para discos duros rígidos y se puede sacar más partido de él.

PCI Express lo tiene todo para ser la conexión de los discos duros del futuro.

¿Cuáles son las diferencias entre un disco duro SSD SATA y un PCIe SSD?

Aparte de la velocidad, en la actualidad con uno Sata no tendrás problemas para arrancar el equipo y sin embargo con el PCIe SSD puede ser necesario una actualización de la BIOS y usar un sistema operativo especifico aunque cada vez es más soportado.

Lo lógico es que en pocos años esta restricción desaparezca y sea posible usarlo en cualquier PC.

Autor:

Angel Luis Sanchez Iglesias

Comparación de la velocidad del disco duro y la memoria RAM

La memoria RAM y el disco duro se utilizan para almacenar información pero su función dentro de un PC es muy diferente. En pocas palabras, la memoria RAM es una memoria de trabajo y el disco duro es una memoria de almacenamiento.

La memoria RAM y el disco duro se utilizan para almacenar información pero su función dentro de un PC es muy diferente. En pocas palabras, la memoria RAM es una memoria de trabajo y el disco duro es una memoria de almacenamiento.

Esto es debido a que la RAM aún siendo mucho más rápida que el disco duro es incapaz de almacenar datos si no está recibiendo corriente eléctrica.

Pero pasemos a hablar de velocidad. Las diferencias entre ambas no se pueden ver con un solo número que nos indique el ancho de banda máximo. Esto es debido a que las lecturas y escrituras suelen tener diferentes patrones dependiendo de lo que estés haciendo y los dispositivos sean RAM o discos duros se adaptan mejor a unos u otros.

Por ejemplo, cuando se inicia el sistema la lectura de datos sigue un patrón aleatorio, es decir, no se leen bloques contiguos y cuando se trabaja por ejemplo con videos tenemos lo que se denomina un patrón secuencial ya que estamos leyendo datos colocados uno detrás de otros.

Velocidad de la Memoria RAM vs disco duro en lecturas secuenciales

Cuando hablamos de velocidad de la memoria RAM debemos de tener en cuenta que, dependiendo de la placa base y el procesador serán capaces de leer de varias de ellas a la vez es lo que se conoce como canales.

Disco duro 5400 rpm. Existen modelos que llegan a unos máximos de 115 MB/s tanto lectura como en escritura.

Disco duro SSD SATA III. La interfaz SATA III tiene un máximo de 600 MB/S. Existen muchos SSD que rozan ese límite. En este caso tienes 480 a 550 MB en lectura y 200 a 500 MB/S en escritura.

Como puedes ver el disco duro SSD es entre dos y cuatro veces más rápido con un disco duro normal en lectura secuencial.

Disco duro SSD PCI Express. Los discos duros SSD con Pci Express son más rápidos en concreto tienes modelos que se mueven sobre los 3 GB/s.

DDR3 1600. Tiene un máximo teórico de 12,8 GB/. La realidad, en un dual channel puedes obtener unos 18 GB/s.

Velocidad de la Memoria RAM vs disco duro en lecturas aleatorias

Los archivos pueden no estar situados de manera continua y aunque lo estén la realidad es que cualquier sistema moderno necesita leer muchos archivos distintos al mismo tiempo. Es mucho más importante que la velocidad secuencial a la hora de comparar dispositivos.

Si comparamos accesos, tenemos que la latencia, es decir el tiempo que esperamos a recibir el primer dato desde una memoria. El disco duro, este tiempo, es de milisegundos y en las memorias de nanosegundos. En este caso hay diferencias de 100.000 veces.

Para comparar accesos aleatorios se usan los IOPS que no son más que el número de operaciones de entrada y salida por segundo que es capaz de hacer el disco duro o este caso la memoria.

Disco duro 5400 rpm. Entre 50-80 IOPS.

Disco duro SSD SATA III. Puedes encontrarlas entre 10.000 y 80.000. Dependiendo de la lectura o escritura. Como ves es aquí donde se nota la diferencia entre un SSD y un disco duro normal.

Disco duro SSD PCI Express. Hasta 250.000 IOPS. El problema de este tipo de discos es que por ahora no hay muchas unidades y son muy caros.

DDR3 1600. Se estima que un disco montado en este tipo de memoria puede darte unas 500.000 IOPS.

Autor:

Angel Luis Sanchez Iglesias